jueves, 12 de junio de 2014

Últimos datos de la OCDE acerca de la carga fiscal sobre las rentas deltrabajo

Domingo Carbajo Vasco - Augusto Plató

1. Consideraciones previas

Una de las maneras de evaluar la carga fiscal la constituye la denominada presión fiscal funcional, es decir, la distribución de los ingresos públicos obtenidos de manera coactiva (cuyo ejemplo prototípico es el impuesto) (1) entre las diversas funciones de producción económica y sus rentas.

Es una medida relevante para estimar cuestiones como los costes de oportunidad del factor trabajo respecto del capital, análisis de progresividad, el verdadero coste de la contratación laboral, la llamada “trampa de la pobreza”, etc.

Como cualquier medida estadística es susceptible de críticas y de debates de naturaleza metodológica, especialmente, a nivel internacional; pero, precisamente, la relevancia de estos datos se acrecienta si una organización internacional aplica una metodología coherente y única en diferentes países y, mediante el análisis histórico del dato, se obtiene una serie homogénea cuya evolución estudiar.

Por ello, es importante anunciar la reciente publicación por la OCDE de una nueva edición de su publicación “Taxing wages” relativa al ejercicio 2013. Ver www.oecd-ilibrary.org/taxation/taxing-wages-2014_tax_wages-2014-en 

Mediante una metodología uniforme, la OCDE analiza, lo que supone la carga tributaria sobre determinadas unidades familiares estándares, cuyos ingresos fundamentales son los del trabajo (con niveles salariales establecidos, número de hijos dependientes, con dos o menos perceptores de ingresos, etc.), incluyendo en la carga tributaria los impuestos nacionales y locales sobre la renta, las cotizaciones a la Seguridad y Social y teniendo en cuenta los beneficios familiares que reciben. 

El “tax wedge”, “cuña fiscal”, se mide en relación a los costes salariales totales de los trabajadores y sus familias.

2. Algunos datos de interés

La primera noticia (y la más preocupante) es que, en un contexto de grave crisis económica y de fuerte aumento del desempleo, la carga fiscal sobre el factor trabajo se ha incrementado en los 34 Estados miembros de la OCDE, más concretamente, en 25, mediante la reducción de los beneficios fiscales sobre estas rentas y el incremento de las alícuotas de gravamen.

El aumento más fuerte se ha producido en Portugal, vía elevación directa de los tipos de gravamen, es decir, el austericidio practicado por la Unión Europea, bajo la batuta alemana, está recayendo (como ya denuncia la doctrina económica menos vendida a intereses financieros concretos) sobre los trabajadores y los sectores sociales más desfavorecidos y, además, lo hace desde todos los frentes: reducción de salarios, minoración de prestaciones sociales e incremento de impuestos.

Asimismo, se destacan los incrementos en Eslovaquia, por la evolución de las contribuciones a la Seguridad Social de los trabajadores, y los Estados Unidos, por el término de determinados beneficios fiscales para las contribuciones sociales de los empleados.

Además de que tales circunstancias suponen un reforzamiento de la desigualdad social, tienen otro “doble perjuicio”, ya que el incremento de la presión fiscal sobre las rentas del trabajo hace más costoso, en términos comparativos, este factor de producción respecto del capital, favoreciendo la sustitución del primero por el segundo y el subsiguiente aumento del desempleo.

La tasa media de tributación de las rentas de los trabajadores se situó, en 2013, en el 35,9%.

Otra interesante (y, en principio, positiva) conclusión del Informe es que la “progresividad” del sistema tributario en los países de la OCDE se ha incrementado recientemente para las unidades familiares más pobres con hijos, debido a la combinación de créditos fiscales y reglas “make-work-pay”.

3. La situación de España 

España ocupa el puesto 14 en la lista de los países con carga fiscal sobre los salarios (www.oecd-ilibrary.org/taxation/taxing-wages-2014/spain_tax_wages-2014-38-en), con una carga fiscal media del 40,7%, superior a la media OCDE, ver arriba.

Interesa destacar el fuerte incremento, en el período 2013, de la carga fiscal sobre los trabajadores individuales, sin vínculos familiares; mientras que en la OCDE la carga fiscal sobre esta misma modalidad de familias trabajadoras disminuyó. 

Lo mismo sucedió en relación a las familias con un solo perceptor de ingresos y dos hijos que vieron aumentada su carga fiscal en el último año en 2,5 puntos desde el 32,3 al 34,8%, mientras que la media de la OCDE reflejaba una disminución de 1,3 puntos desde el 27,7 al 26,4%.

En suma, un nuevo e importante documento para cualquier estudioso de las Políticas Fiscal o Social.
______________
(1) El artículo 2.2, c) de la norma básica de nuestro Ordenamiento Tributario, la Ley 58/2003, de 17 de diciembre, General Tributaria, define los impuestos como: 
“…los tributos exigidos sin contraprestación cuyo hecho imponible está constituido por negocios, actos o hechos que ponen de manifiesto la capacidad económica del contribuyente.”.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
>
ir arriba