jueves, 13 de septiembre de 2012

El presidente del empleo precario


Ciro Murayama, artículo publicado en El Universal (México)


En los últimos seis años la Población Económicamente Activa creció en 6.45 millones de personas (16%), pero la población ocupada aumentó sólo en 5.53 millones (13%). El desempleo, en estos años, ha alcanzado un monto histórico de 2.5 millones, 963 mil más (64%) que cuando inició la administración de Calderón. Estas cifras tomadas del VI Informe de Gobierno presidencial evidencian que en el sexenio se profundizó el desequilibrio en el mercado de trabajo: hubo más personas incorporándose a la actividad económica que número de ocupaciones generadas. 

Pero el problema no es sólo en términos de empleo vs desempleo, sino de la calidad del empleo. Los puestos de trabajo con acceso a las instituciones de salud (que pueden leerse como los empleos asalariados formales) creados en el sexenio, fueron un millón 475 mil, mientras que los trabajadores subordinados nuevos que no tuvieron acceso a la salud por su trabajo fueron más de cuatro millones. El saldo es claro: por cada empleo formal en el país se crearon 2.7 ocupaciones desprotegidas, por lo que la precariedad laboral aumentó. 

En lo que toca a las remuneraciones, los trabajadores que ganan hasta un salario mínimo aumentaron en un millón 430 mil, lo que implica el 27% más que hace seis años. Quienes ganan más de uno y hasta dos salarios mínimos aumentaron en 2.4 millones (28%) y los que perciben más de dos y hasta tres salarios mínimos se incrementaron en un millón 27 mil (14%). Sin embargo, disminuyó el número de perceptores de más de tres y hasta cinco salarios mínimos en 679 mil personas (-9%) y, sobre todo, se redujo en 1.3 millones (-26%) el número de mexicanos ganando más de cinco salarios mínimos. Así, mientras en 2007 un total de 5.1 millones de trabajadores recibían más de 5 salarios mínimos (unos 300 pesos diarios de hoy), para 2012 lo consiguen sólo 3.8 millones. Aumenta la cantidad de trabajadores mal pagados y disminuyen los asalariados con remuneraciones decentes. 

Es revelador, también, lo que ha ocurrido con el empleo incorporado a la seguridad social. Los trabajadores afiliados al IMSS aumentaron sólo en 10% durante el sexenio (cuando el empleo asalariado lo hizo al 16%), pero del millón 538 mil afiliados adicionales, sólo 982 mil fueron permanentes. Así, la cobertura de la seguridad social va a la zaga de un mercado de trabajo de por sí lento e insuficiente para incorporar al más del millón de personas que, cada año, empieza a buscar empleo. 

Por cierto, de acuerdo a las cifras del VI Informe, entre octubre de 2008 y mayo de 2009 en México se destruyeron 696 mil empleos formales. Los empresarios pudieron despedir en esos siete meses a prácticamente la mitad de los trabajadores que se consiguió afiliar al IMSS en el sexenio. Pero para agosto de 2010 el empleo destruido se había recuperado en 725 mil plazas. Eso quiere decir que en México durante la crisis se destruye mucho empleo formal, pero que también es elevada la creación en la fase de recuperación. Eso es signo no de rigidez del mercado de trabajo sino de lo contrario. La baja creación de empleo tiene que ver más con el bajo desempeño económico de nuestra economía que con la actual ley laboral. 

Las cifras de informalidad laboral que ofrece el VI Informe, tomadas del INEGI, señalan que de los 48.4 millones de trabajadores subordinados, 18.1 son informales (37%). Si bien se trata de un dato revelador de la precarización laboral, lo cierto es que utilizando las metodologías más recientes de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) en materia de informalidad, el porcentaje en nuestro país sería mucho mayor y se acercaría al 60%. Es hora ya de que el autónomo INEGI empiece a publicar datos de informalidad con base en la metodología actual de la OIT. 

En suma, un sexenio de ocupación insuficiente, en su mayoría desprotegida y cada vez más mal pagada. Si es la presidencia del empleo, será del precario.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
>
ir arriba