jueves, 25 de septiembre de 2014

¿Qué hace España por el empleo?

Laura Pérez Ortiz - Augusto Plató y Universidad Autónoma de Madrid

El día 24 de septiembre de 2014 se publicaba en el BOE el Plan Anual de Empleo para 2014. Sí, para 2014, a tres meses de que finalice el año. En el acuerdo se señala que “el Plan Anual de Política de Empleo concretará en cada ejercicio los objetivos de la Estrategia Española de Activación para el Empleo a alcanzar en todo el Estado y en las distintas Comunidades Autónomas, así como los indicadores que se utilizarán para conocer y evaluar el grado de cumplimiento de los mismos. De tal forma, el Plan Anual de Política de Empleo se configura como un instrumento de evaluación de las acciones y medidas de políticas activas de empleo desarrolladas por el Servicio Público de Empleo Estatal y las Comunidades Autónomas.” 

Las acciones y medidas establecidas en el Plan han de vincularse con los ejes de las políticas de activación para el empleo integrados en los objetivos de la Estrategia Española de Activación para el Empleo 2014-2016. En este Plan Anual para 2014 es donde se establecen los objetivos para este año. A 24 de septiembre.
Elaboración Augusto Plató.
Por cierto, la Estrategia Española de Activación para el Empleo 2014-2016 se publicó en el BOE el 23 de septiembre de 2014, siguiendo las recomendaciones de la Unión Europea, en el marco del Semestre Europeo, y recogidas en el Estudio Prospectivo Anual sobre el Crecimiento.
Elaboración Augusto Plató.
Una de las grandes bondades del Plan es establecer mecanismos de evaluación de las políticas implementadas, algo indispensable para la toma de decisiones futuras (si las políticas tienen efectos positivos y en qué cuantía) en un contexto de reducción de gasto y de austeridad permanente.

Así, “el nuevo modelo requiere que para cada uno de los 33 objetivos (29 estructurales y 5 estratégicos), se establezca un indicador, de forma que en base al conjunto formado por todos los indicadores y de acuerdo con la metodología que establece el nuevo modelo, en el año 2015 se pueda evaluar el grado de cumplimiento de los citados objetivos alcanzado a través de los servicios (acciones) y programas (medidas) que se aprueban en el PAPE 2014”.

Elaboración Augusto Plató.
Además, según indica el acuerdo por el que se aprueba el Plan Anual, “uno de los objetivos estratégicos comunes es mejorar la empleabilidad de los jóvenes y la puesta en marcha el Plan Nacional de Implantación de la Garantía Juvenil en España.

El Plan Nacional de Implantación de la Garantía Juvenil en España, en coordinación con las Comunidades Autónomas, cuenta en 2014 y 2015 con financiación de fondos comunitarios (aquí se puede ampliar sobre garantía juvenil europea). En el marco de la Estrategia de Emprendimiento y Empleo Joven, el citado Plan desarrolla medidas para implantar un sistema de atención personalizada para orientar a los jóvenes menores de 25 años que ni estudian, ni trabajan, ni reciben formación. Sus efectos, más allá de estos dos años, se garantizan con la Estrategia de Emprendimiento y Empleo Joven 2013-2016 que, además, refuerza sus efectos con medidas complementarias”.

Pues bien, acaba de conocerse la noticia de que España no ha enviado a ningún representante a la reunión sobre empleo juvenil que ha tenido lugar en Helsinki, dentro del programa sobre la Estrategia Europea de Empleo. España, que tiene la segunda tasa de paro juvenil más elevada de Europa, sólo tras Grecia, y que en el Plan recién aprobado lo considera un objetivo estratégico.

España se permite no asistir a las reuniones que tratan sobre uno de los problemas que más quebraderos de cabeza da en la Unión Europea y el conjunto de países de la OCDE: el desempleo juvenil.

Fuente: Augusto Plató a partir de Eurostat.
La organización de Estrategias (donde se indican los principales objetivos a lograr, señalando los ejes de actuación fundamentales) y Planes de acción (en donde se establecen las medidas concretas para alcanzar los objetivos señalados en las estrategias) es la forma en que se han venido coordinando las políticas de empleo desde que se iniciara la Estrategia Europea de Empleo en el proceso de Luxemburgo allá por el año 1997. Al no existir competencia en materia de Empleo, la Comisión Europea propone como método de acción la coordinación de las políticas, a modo de unificar las políticas de empleo de los diferentes países, marcando objetivos y prioridades comunes. La traslación de este modo de hacer política de empleo en España, teniendo en cuenta que las políticas activas están transferidas a las Comunidades Autónomas, es decir, se implementa en ámbitos más cercanos al territorio, es una metodología adecuada, sobre todo si se consigue hacer la evaluación de los resultados.

Pero los plazos han de ser acordes a la realidad: no se puede aprobar un plan de acción para un año que termina. Con esto, la sensación que queda es que la realización de estas estrategias y políticas sigue las pautas dictadas desde Europa, pero sin ánimo de lograr los objetivos. Se hacen los documentos para cumplir, y recibir fondos, pero no es creíble que a estas alturas del año se establezcan objetivos y medidas para cumplir ¡en este mismo año!

La evolución del empleo no parece que vaya a permitir que la situación mejore sin que se hagan las políticas necesarias. Esta es la desidia del gobierno, que las cosas mejoren sin hacer nada, que pase el temporal sin tener que actuar… pero no es el caso. La tasa de paro está dos puntos por encima de la que se encontró el gobierno al inicio de su legislatura, la tasa de paro juvenil 5 puntos por encima, y la de los mayores de 55 años, se ha incrementado en 4 puntos. Seguimos a la cabeza de Europa.

Fuente: Augusto Plató a partir de Eurostat.
Hace falta algo más que aprobar planes y estrategias a final de año para que el empleo de calidad se recupere. Hay que creerse que con esos planes y estrategias van a cambiar las cosas. Hay que creerse la política y hacerla.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
>
ir arriba