jueves, 2 de agosto de 2012

La trampa de la Eurozona

Norberto E. García - Consultor Internacional – negarcia@speedy.com.pe

España, con el actual Gobierno liderado por el Sr. Mariano Rajoy, ha caído en una trampa. Si todos los recortes y reducciones del nivel de vida que sufre el pueblo Español, fueran en verdad una condición para poder recuperar su economía e ingresar a una fase de crecimiento sostenido con una fuerte creación de empleos esos sacrificios estarían justificados. Pero no lo son. Responden sólo a una ideología sin base científica alguna que es presentada como una nueva concepción económica.

 
Imagen de Letonia tomada de http://coleccionesdemonedas.blogspot.com.es/

Esa ideología sostiene que el principal problema de España es el exceso de gasto público. Subraya que lo esencial es reducir rápidamente ese exceso de gasto público aún en medio de una grave recesión – austeridad fiscal extrema. Y enfatiza que al equilibrar las cuentas públicas se recuperará la confianza de los inversionistas y esa mayor confianza promoverá el crecimiento económico. 

Es importante destacar que en los últimos 150 años no hay una sola teoría macroeconómica o análisis empírico en más de 140 experiencias alrededor del mundo que sustenten o validen el enfoque ideológico antes expuesto. Más aún, las teorías y análisis empíricos efectuados en los últimos 150 años sostienen lo contrario: para evitar una recesión mayor es necesario aplicar políticas fiscales y monetarias activas. Aunque hay muchas escuelas de pensamiento económico existe un perímetro de consenso en torno a un hecho: cuando una economía está en contracción o sufriendo una recesión, se debe ser cuidadoso con el recorte del gasto público ya que, si este es imprescindible, sólo debe recortarse una magnitud tal que no agudice la contracción económica. Es decir, debe hacerse gradualmente y con mucho cuidado. De otro modo la agudización de la recesión contraerá ingresos fiscales, no se logrará equilibrar las cuentas públicas y el resultado sólo será una recesión más profunda y prolongada sin equilibrio fiscal – que es lo que está sucediendo actualmente en España.

El pensamiento económico de los últimos 150 años tampoco da sustento a la idea que los recortes de gasto para lograr el equilibrio fiscal generan un aumento tal de la confianza de los inversionistas que conduzca al crecimiento económico. Como se está experimentando hoy día en España, la magnitud de lo recortes es la más elevada en su historia y lo que se constata es una creciente pérdida de confianza. En el ámbito de los inversores financieros, la prima de riesgo sobre la deuda pública española ha aumentado y alcanzado en Julio del 2012 niveles record después que se anunciaran dos rondas de gigantescos recortes de gastos y después que se aprobara el rescate bancario. En el ámbito de los inversionistas reales la situación no es mejor: los índices de confianza registran un deterioro significativo, la inversión productiva sigue contrayéndose y en lo que va del 2012 se han registrado niveles record de salidas de capitales de España.

El enfoque de la austeridad fiscal extrema ha fracasado no sólo en España. Ha fracasado en Irlanda, Portugal, Italia, Gran Bretaña y ha colocado a Grecia frente a una opción de muerte lenta y no de una recuperación sana. Es decir ha fallado en todos los países en los que se ha aplicado. Los sostenedores de la ideología de la austeridad fiscal extrema (entre ellos Jorg Asmussen, representante de Alemania en el BCE) han sostenido recientemente que el crecimiento de Letonia y Estonia en 2011-12 es un ejemplo de que la austeridad fiscal funciona. Pero como bien a señalado Paul Krugman en su blog (véase Latvian competitiveness o Peripheral performance) Letonia registró una caída de 22 porciento en el PIB en 2008-09 luego de lo cual ha rebotado y crecido 5 por ciento en 2011 y lo que va del 2012. Similarmente, Estonia ha registrado una caída de 15 por ciento en el PIB en 2008-09 seguida de un rebote de 7 por ciento en 2011 y lo que va del 2012. Como todo economista con experiencia sabe, después de una contracción tan grande, es esperable un rebote por razones analíticas y estadísticas y por lo tanto esto no puede ser exhibido como una prueba de que el enfoque de la austeridad fiscal extrema funciona para estimular el crecimiento económico.

En conclusión, España enfrenta hoy un problema: ha caído en una trampa grave. Tanto los economistas alemanes con más influencia en su Gobierno, como aquellos funcionarios que ocupan posiciones importantes en la UE y el BCE, han adoptado religiosamente una ideología fracasada que está empujando a los países afectados hacia un camino sin salida. Por lo tanto, no se trata sólo de que la Eurozona apruebe o no apruebe determinados recursos para España. Se trata de que la Eurozona y Alemania están imponiendo en España un modelo económico con fallas tan graves que permiten tener la certeza de que fracasará para equilibrar las cuentas públicas y también para sacar a España de la recesión – y fracasará para restablecer un crecimiento económico sostenido.

El sacrificio impuesto al pueblo español es por lo tanto en vano ya que no se están implementando las medidas realmente necesarias para sacar a España de la recesión. El verdadero problema de España es un fuerte atraso en competitividad, sin cuya mejora es poco probable que España pueda recuperarse y crecer. Lo que implica políticas apropiadas para penetrar en nichos de mercados externos, aumentar la productividad, desarrollar mayores escalas de producción con rendimientos crecientes, expandir infraestructura e integrar la pequeña empresa a la grande en el esfuerzo exportador. Pero nada de esto se está haciendo desde el Gobierno.

Pasa a ser importante entonces, explicarle al pueblo español a través de todos lo medios posibles, que está siendo objeto de un experimento ideológico sin base científica alguna, promovido por un puñado de economistas extranjeros que parecieran estar dominados por una psicopatía de carácter fiscal y por un Gobierno Español que en lugar de resistir esas imposiciones, se ha transformado en la práctica en un ardoroso defensor de las mismas. Basta observar el comportamiento y las facciones del Señor Mariano Rajoy, del Señor Luis de Guindos y del Señor Cristóbal Montoro en estas últimas semanas, para percibir que ellos mismos se encuentran totalmente perdidos y desconcertados porque los resultados de sus medidas son los opuestos a lo que ellos vaticinaron meses atrás.

Es por lo tanto importante que el pueblo sea informado y que tenga derecho a opinar sobre el conjunto de medidas fallidas que han sido descargadas en contra del mismo, de su presente y de su futuro. Esa es una las pocas vías disponibles para escapar de la trampa impuesta por la Eurozona. Que el propio pueblo español comience a defenderse de estas imposiciones y haga saber su opinión.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
>
ir arriba