lunes, 31 de diciembre de 2012

Otra bofetada en la otra mejilla

Javier de Quinto

La nacionalización de las empresas de IBERDROLA en Bolivia (principalmente ELECTROPAZ y ELFEO) ocurrida el 29 de diciembre de 2012 me llevan a proponer una breve reflexión, más política que económica. 

Vaya por delante que el que suscribe ha sido el primer ejecutivo de otra gran empresa eléctrica en Bolivia (la TRANSPORTADORA DE ELECTRICIDAD del grupo español RED ELÉCTRICA) desde julio de 2008 hasta su nacionalización el pasado 1º de mayo de 2012. También vaya por delante que casi de inmediato fui despedido de RED ELÉCTRICA, tras ocho años en el grupo, al no encontrarme ubicación laboral. 

Esto seguramente implica tres cosas: un buen conocimiento de la realidad boliviana (y por otros motivos en los que no me voy a extender, de América del Sur), independencia respecto a intereses empresariales y falta de distancia y neutralidad ante estos hechos. 


También vaya por delante que le deseo al primer ejecutivo de las empresas de IBERDROLA en Bolivia (Mauricio Valdés, un ingeniero boliviano) la mejor de las suertes a partir de este momento. Yo ya he pasado por esto. 

1 – Si España ha sido y todavía es un país influyente en América Latina es fundamentalmente por tres motivos: 

- Por las inversiones de sus empresas 

- Por el dinero que regala en ayuda oficial al desarrollo (AOD) y por condonación de la deuda externa entre Estados, aún en tiempos de crisis 

- Por la cantidad de inmigrantes latinoamericanos (trabajen o no) que asume, aún en tiempos de crisis 

En el caso de Bolivia, hasta hace poco España era el primer país inversor, es el primer donante en AOD, tiene en marcha un ambicioso programa de condonación de deuda externa de Bolivia y hay unos 300.000 bolivianos viviendo en España, legal e ilegalmente. 

En cambio, no es motivo importante de influencia española ni el comercio exterior con América Latina, ni el idioma. Hablamos el mismo idioma, lo que facilita la movilidad de personas, pero las mentalidades y los usos y costumbres son bastante diferentes… 

En el ámbito cultural hay influencias en ambas direcciones, pero no nos engañemos: EE.UU es quien verdaderamente influye y además las expresiones culturales tradicionales están perdiendo influencia. La gente en América Latina no distingue si es o no español tal o cual pintor, escultor, pianista, tenor, escritor… Se está dando paso a otros ámbitos culturales, principalmente el deporte, que sí conlleva una alta asociación a la nacionalidad… El FC Barcelona y la selección de fútbol, Rafa Nadal, Fernando Alonso, Pau Gasol, son potentes embajadores de la cultura española… pero en general si pisan Latinoamérica es en alguna vacación. 

2 – Hechos como los acaecidos hoy en Bolivia son muy desgraciados para España, no tanto por el importe económico de lo expropiado, que le hace cosquillas a la cuenta de resultados de IBERDROLA y que seguramente será pagado (tarde y mal, claro), sino porque: 

- Nos golpea en uno de los fundamentos de nuestra influencia 

- De no haber reacción, que no la hay, crea un precedente peligroso para que se extiendan las nacionalizaciones a empresas de capital español 

3 – Ni a España ni a los españoles se les quiere o aprecia más, ni menos, que a Suecia y a los suecos en América Latina. Es cierto que el aprecio y la amistad hacia España y lo español no se reparten equitativamente entre ciudadanos, países o gobiernos latinoamericanos. Está claro que en ciertos lugares y en ciertos círculos gubernamentales no se nos quiere ni se nos aprecia. Es como si tuviéramos que pagar una deuda, que lógicamente nunca llegaremos a pagar, por los errores y los horrores de la “conquista” habidos 450 – 500 años atrás… sin que se lleguen a dar cuenta de que los descendientes de aquellos “saqueadores” mayormente están allá y no en España.

4 – A diferencia de lo ocurrido entre 1810 y 1830, estos golpes no son indiscriminados, sino que vienen de aquellos que no nos quieren, pero a similitud de entonces vienen en momentos de debilidad política y económica de España. Ciertamente Angela Merkel no es Napoleón Bonaparte, ni Juan Carlos I es Carlos IV, ni Rajoy Fernando VII (¿o sí?), aunque no sé si con el posible rescate de España, no acaben en una especie de prisión atenuada en o desde Bruselas (en lugar del París de entonces) o si el papel de Pepe Botella lo jugará Olli Rehn o Mario Draghi.

También, al igual que entonces, la clase política parece pensar que América está muy lejos para que cualquier cosa que allá suceda afecte a nuestros intereses más vitales. 

5 – La inmovilidad ante tales hechos es una mala política a medio plazo. Lo que se ha hecho hasta ahora es mirar hacia otro lado. Es cierto que Bolivia (o Venezuela, Argentina, Ecuador…) está en su derecho a nacionalizar las empresas o bienes de cuidadanos españoles que considere conveniente, siempre que pague una compensación justa. Pero España también está en su derecho de disminuir o suprimir la AOD, parar de inmediato el programa de condonación de la deuda, hacer que los bolivianos en España paguen por los servicios públicos que consuman, repatriar a los ilegales y varias cosas más… y otras cosas menos confesables, pero seguramente muy efectivas.

En mi modesta opinión, el gobierno boliviano nacionaliza porque está convencido que no va a pasar nada, como así ha sido antes. O dicho de otra manera, que nacionalicen es indiferente respecto a lo que vaya a pasar entre España y Bolivia. 

La AOD ha dejado de ser (si es que alguna vez lo fue) una herramienta de política exterior, sino que básicamente es algo que alimenta a unos grupos de interés nutridos por ciudadanos españoles a través de las más variopintas ONGs… A las que no les vayas a decir que en Bolivia ya no, pero que en cambio ese dinero lo empleen en Chad o en Laos. 

6 – La política de la cumbres iberoamericanas (de las que veníamos pagando el 80% de su coste y que ahora con la crisis son bianuales) consistentes en que el abuelo recibe en su mesa a todos sus hijos, grandes y pequeños, ricos y pobres, aplicados y díscolos, de buenos y de malos modales… no está dando resultados. Hemos llegado a que el abuelo tiene que ir a la casa de los grandes y ricos a mendigar que vengan a la comida… y cada vez vienen menos. 

Si es que nos fallan las fuerzas, concentrémonos con aquellos latinoamericanos cuya amistad es probada… y cuya relación sea fundamental para nosotros. 

Apuesto con el lector, que si no hay reacción española, pronto en Bolivia o en otro país latinoamericano nos desayunaremos con otra noticia como la que hoy nos ha llevado a este comentario.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
>
ir arriba