jueves, 21 de junio de 2012

Hacia atrás como el cangrejo

Norberto E. García, negarcia@speedy.com.pe
Consultor Internacional

Comienza a esclarecerse porqué la aprobación de un rescate para la banca española de 100 mil millones de Euros, en lugar de calmar a los mercados de la deuda ha provocado su intensa agitación. Una de las razones es el temor a las consecuencias de las elecciones en Grecia del 17 de Junio, que podrían gatillar el retiro de ese país del Euro y desestabilizar a los mercados financieros. Pero la razón principal ha sido, una vez más, la posición de Frau Merkel y sus asesores. 

http://www.yunphoto.net/es/photobase/yp5012.html
La posición inicial del Gobierno español era correcta: los fondos deberían canalizarse directamente a los bancos privados, negociarse con ellos y obtener de los mismos las garantías del caso. Pero Frau Merkel y sus asesores temieron que esto fuera percibido como un riesgo de pérdida para el contribuyente alemán. Para evitar el riesgo político que ello implicaba, impulsaron dos argumentos: a) los fondos debían entregarse al Gobierno Español quien se hacía responsable de su devolución anual y del pago de los intereses; b) los recursos tendrían “seniority”, se prioriza su devolución a este fondo por encima del repago de los bonos de la deuda española a los tenedores de bonos de la deuda. Ambas modificaciones tuvieron consecuencias. 

La deuda pública española, estimada en aproximadamente 78 % del PIB para fines del 2012, se incrementaba por el rescate hasta 88 % del PIB. Los economistas especializados saben que este fuerte incremento enciende las luces rojas. Con una tasa de interés nominal promedio de 4.1 %, si se debe 90 % del PIB los intereses anuales crecen a 3.7 por ciento del PIB – y a 4.6 % del PIB con una tasa de interés de 5.1 por ciento. A ello debe sumarse el repago de deuda, lo que coloca a España en la situación de comprometer un porcentaje significativo del PIB para el pago anual de intereses y repago de deuda en un período en que el crecimiento del PIB es negativo. Luego, esta modalidad de rescate a la banca acercó más a España a la insolvencia en materia de deuda pública – y así fue percibido por los inversionistas. 

Adicionalmente, al tener prioridad (seniority) sobre la devolución de la deuda a los inversionistas, sumado a lo anterior fue percibido por ellos como una reducción de la probabilidad de cobro. 

Si el FROB recibe estos recursos y los inyecta como capital a los bancos afectados, por un lado se registran como deuda a la UE, por el otro se contabilizan como gasto del presupuesto público español. Al incrementar el gasto, exige nuevos recortes para cumplir con la meta del 3% del PIB para el déficit público en el 2014. Esto es percibido por los inversionistas como un agravamiento de la austeridad fiscal y un debilitamiento de los recursos líquidos del Gobierno para afrontar los compromisos periódicos de la deuda pública. Las utilidades correspondientes la inyección de capital en la banca, serán registradas como ingresos públicos. Pero mientras el gasto por esta causa se contabiliza en el presente, las utilidades se verificarán en el futuro –y a los inversionistas les preocupa el acercamiento a la insolvencia a corto plazo. 

Por lo tanto el rescate a los bancos se hizo a costa de agudizar la difícil situación de la deuda pública de España y obstaculizar la colocación futura de sus bonos. El mensaje impuesto por Frau Merkel y sus asesores fue: con esto España se acerca más a la insolvencia y los inversionistas sólo cobrarán después que la UE cobre todo el rescate de la banca. 

Frente a estos anuncios, no deberíamos sorprendernos por la reacción de los mercados de deuda que entre el lunes 11 de junio y el miércoles 13, registraron ventas masivas de bonos de la deuda española. Lo que elevó la prima de riesgo al nivel más alto de la historia reciente. 

Una moraleja de esta historia. Entre 2009 y 2012 lo único que ha sido constante es la proclividad de Frau Merkel para adoptar medidas que en su percepción reducen su riesgo político personal en Alemania - pero elevan enormemente el riesgo de una debacle para toda Europa y ahora, para el mundo entero. Si fuera en verdad una buena estadista, debería poder explicar al pueblo de Alemania que es imprescindible que absorban algunos costos de la situación de Europa, porque si no lo hacen, la pérdida para el pueblo alemán será mucho mayor. Una recesión en Europa y en el mundo impondrá al pueblo alemán costos sideralmente más elevados. De esto se infiere que una de las principales medidas para la recuperación de Europa, es lograr que Frau Merkel regrese a su hogar y deje de manejar los destinos de Alemania y Europa. 

Haría bien el Sr. Rajoy en dejar de abrazarse a Frau Merkel porque tarde o temprano, le llegará a esta líder de la UE la factura con todos los daños provocados por ella y por los que estuvieron con ella.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
>
ir arriba