miércoles, 7 de diciembre de 2011

Ante la cumbre del euro

Una vez superada la cita electoral española y en espera de que el nuevo gobierno tome posesión, la evolución económica muestra que no repara en estos aspectos: el número de desempleados sigue creciendo (véanse los datos publicados por los Servicios Públicos de Empleo el pasado 2 de diciembre), porque la economía sigue estancada, y las turbulencias financieras que afectan al euro en su conjunto, no permiten ver con claridad cuáles son los problemas prioritarios y las soluciones a implementar.

No se puede demorar más la solución europea de la crisis de la deuda soberana: España está recibiendo las presiones que, por parte de los grandes movimientos especulativos, recaen sobre la moneda común. La imposibilidad de actuar con política monetaria propia y las pretensiones de reforzar la coordinación fiscal mediante las injerencias en los presupuestos estatales de cada miembro, con el objetivo único de coordinar fiscalmente únicamente los ajustes presupuestarios (es decir, reforzar sólo esa vía del Pacto de Estabilidad y Crecimiento), no parecen ser las soluciones a los problemas que nos acechan.

En la próxima cumbre europea (8 y 9 de diciembre) se tratarán, entre otros, estos temas, y se verá cuáles son las verdaderas relaciones de poder en el seno de la Unión. Porque cada vez parecemos más alejados de una Unión Europea y más próximos a ser satélites de Alemania o Francia.

Mientras, podemos ir leyendo una buena cantidad de artículos, comentarios y opiniones variadas sobre este tema. Por ejemplo, Joseph E. Stiglitz se pregunta en Project Syndicate “¿Qué puede salvar al euro?; Paul Kurgman habla directamente del camino que llevamos para “Matar al euro”, en El País; Xavier Vidal-Folch nos recuerda en El País qué sucede cuando no se cumplen las reglas del juego en “¿Sanciones con trampa?”; y Andrew Watt se pregunta, en Social Europe Journal, si “Is there finally light at the end of the tunnel?”.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
>
ir arriba