viernes, 11 de mayo de 2012

Olvidémonos del PIB, la pregunta es ¿estamos contentos?

Elena Cachón - Augusto Plató

Forget GDP, the question is: Are we happy? Así nos anunciaba la OCDE el Better Life Index. Pero ¿de qué se trata? Veámoslo en detalle.

Durante más de cincuenta años, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) ha colaborado con los gobiernos en el diseño de mejores políticas para una vida mejor para sus ciudadanos. Se trata de un foro en el que los líderes y los responsables políticos trabajan juntos para compartir experiencias y buscar soluciones a problemas comunes, y produce estadísticas de calidad comparables a nivel internacional que se utilizan para entender qué impulsa los cambios económicos, sociales y ambientales. 

Desde el nacimiento de la OCDE, el PIB ha sido el factor principal por el cual se ha medido y entendido el progreso económico y social. Sin embargo, no capta muchos de los factores que influyen en la vida de las personas. Y cada vez son más las voces críticas en este sentido, dentro y fuera de la ciencia económica. Porque desconocemos si la vida va cada vez mejor o cuáles son los ingredientes clave para la mejora de nuestra vida, o si el progreso significa lo mismo para todas las personas o en todos los países y las sociedades. 

En este sentido, la OCDE ha estado trabajando durante diez años para identificar la mejor manera de medir el progreso de las sociedades, y hoy en día, el fruto de este trabajo se manifiesta en la Iniciativa Better Life. Esta iniciativa permite una mejor comprensión de lo que impulsa el bienestar de las personas y las naciones y lo que hay que hacer para lograr un mayor progreso para todos, en base a las recomendaciones de la Comisión para la Medición del Desempeño Económico y el Progreso Social


Mediante la Iniciativa Better Life, la OCDE ha identificado 11 dimensiones como esenciales para el bienestar, salud, educación, medio ambiente, seguridad personal y satisfacción general con la vida, así como medidas más tradicionales como la renta. Estas dimensiones se exploran y analizan en detalle en el informe How´s life? recientemente publicado (ver entrada anterior), el primer intento a nivel internacional para presentar un buen grupo de indicadores comparables sobre bienestar. 

Un instrumento clave de esta iniciativa, el Better Life Index se crea con la idea de apoyar la formulación de políticas para mejorar la calidad de vida, mediante la participación directa de los ciudadanos afectados, considerando su voz como parte fundamental del debate sobre el progreso de nuestras sociedades. Se trata de una herramienta interactiva que permite ver cómo los países se comportan según la importancia que sus ciudadanos dan a cada de los indicadores que contribuyen al bienestar de los países de la OCDE. El índice contiene una descripción general de la calidad de vida en cada país, seguido por su desempeño en los 25 indicadores individuales que conforman los 11 temas de bienestar: comunidad, educación, medio ambiente, gobernabilidad, salud, vivienda, trabajo, seguridad, conciliación de la vida personal y laboral, y satisfacción con la vida. 

Esta herramienta interactiva permite adjudicar distintos pesos a cada uno de los temas, y así decidir por ti mismo lo que más contribuye a tu propio bienestar. También ayuda a mostrar cómo dar prioridad a las cuestiones específicas de bienestar afecta a la imagen global del un país determinado, lo que a su vez permite comparar la visión propia de cada individuo con el progreso real de su país. Está disponible una presentación tutorial en castellano del mismo, donde se explica toda la información que se puede obtener a través de esta herramienta, y cómo diseñar tu propio índice. 

Como no podía ser de otro modo, el trabajo es uno de los 11 temas determinantes del bienestar. Y al comparar con otros países, España resulta ser el país peor situado, por debajo de países como Turquía o Grecia. Y cuando se analizan los 11 indicadores en nuestro país, el peor situado vuelve a ser el trabajo (con una puntuación de 1,8, es decir, el trabajo es lo que menos aporta a una vida mejor en España, seguido de los ingresos, con 2,5 puntos. En cambio valoramos más la educación (4,2), la satisfacción con la vida (4,8), la conciliación personal y familiar (6,9) o la vivienda (8,3). El detalle de esta información se encuentra disponible on line: http://oecdbetterlifeindex.org/countries/spain/

Además, de conocer de qué depende la mejora de nuestras vidas en España, podemos incorporar nuestra propia percepción. Los resultados nos ayudarán a reflexionar sobre otros asuntos más allá del PIB. 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
>
ir arriba