martes, 9 de octubre de 2012

¿Qué pasa con los trabajadores mayores?

Laura Pérez Ortiz 

Esta crisis nos ha traído un incremento espectacular del paro juvenil (normalmente son jóvenes los menores de 25 años). En el caso de España, la tasa de paro de los jóvenes se sitúa por encima del 50 por ciento (el 53,3 por ciento según la EPA del segundo trimestre). Esto no significa que más de la mitad de los jóvenes estén en paro, como se suele decir. La tasa de paro se calcula dividiendo el número de personas desempleadas (en este caso, menores de 25 años) entre la población activa de esa edad, es decir, las personas que buscan activamente un empleo y están dispuestas a incorporarse inmediatamente. Y este no es el caso de la mayoría de los jóvenes, pues una buena parte de ellos se dedica a los estudios: puede que busquen empleo pero seguramente no tienen disponibilidad para incorporarse a mitad de curso, dejando los estudios de lado, como sucedía antes de la crisis. El 66,8 por ciento de los jóvenes cursa algún tipo estudio, mientras para el resto de la población, ese porcentaje es tan sólo del 10,3 por ciento.

De hecho, de los 4.171.800 jóvenes, sólo el 43,8 por ciento (1.797.200) se consideran población activa. Luego si hablamos de tasa de paro: el 52 por ciento de los jóvenes que buscan empleo no lo encuentran. Si queremos comparar qué proporción de jóvenes, del total, está en situación de desempleo: el 22,9 por ciento.

Con todo, el llamamiento que la Organización Internacional del Trabajo hace es no sólo sobre la importancia del desempleo juvenil, sino especialmente, la del desempleo de los trabajadores de más edad, abocados a una situación aún más complicada que la de los jóvenes. Como señala la OIT, "después de todo, el número de personas mayores de 60 años se habrá multiplicado por 10 en un período de sólo 150 años (de 204 millones en 1950 a 2.800 millones en 2100)". En España, se calcula que en 2050, casi el 40 por ciento de la población tendrá más de 60 años.

Año Europeo del Envejecimiento Activo 2012
En el Año Europeo del Envejecimiento Activo, quizá conviene llamar la atención sobre un problema casi (o más) preocupante que el desempleo juvenil: el desempleo de los mayores. Porque, como señala la OIT, "para trabajar durante más tiempo, las personas deben tener buena salud, esto implica invertir más en la atención médica y en la protección social". Si se adelanta la implantación de la jubilación a los 67 años, se recortan los presupuestos en sanidad, dependencia y, previsiblemente, en las pensiones, se reducen las prestaciones por desempleo para estas personas (se ha suprimido el subsidio para mayores de 45 años), y se endurecen las condiciones para prejubilarse o jubilarse parcialmente, será difícil "aprovechar más de la vida, no menos, cuando se envejece", tal y como pretende la Unión Europea.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
>
ir arriba