martes, 15 de enero de 2013

¿Crecimiento económico en el 2013?

Norberto E. García – Consultor Internacional – negarcia@speedy.com.pe 

Diferentes representantes del actual Gobierno vienen sosteniendo por diversos medios de comunicación, que en este 2013 España iniciaría su recuperación y crecimiento económico. 

Pero si observamos las proyecciones para el 2013 más recientes, del Fondo Monetario Internacional (FMI), de la Unión Europea (UE) y de la Organización Económica para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OECDE), los tres organismos internacionales coinciden en que la recesión continuará en España en el 2013 – su economía seguirá contrayéndose y el desempleo aumentará hasta un récord histórico cercano al 27 por ciento. 

En consecuencia uno se pregunta si el actual Gobierno desconoce la realidad o si prefiere que los españoles visualicen un mundo de fantasía y por esa vía trate de mantener a su pueblo en la ignorancia, a través de declaraciones como las que se vienen comentando, aprovechando su dominio de medios como la Televisión. 

Cuatro años (2008-11) de contracción económica, alto desempleo y recortes de gasto de todo tipo, seguidos por un quinto año (2012) en que un Gobierno agudiza a nivel intolerable las tendencias contractivas de los años previos, están evidentemente contribuyendo a crear un sufrimiento colectivo del pueblo español como no se registra desde la Guerra Civil. Más serio aún, esas tendencias están comenzando a desintegrar el tejido social de España, paso a paso y jirón a jirón. Como consecuencia de ello, las carencias y conflictos de todo tipo se multiplican en lugar de reducirse. Esto es una seria amenaza a la cohesión social mínima requerida para que un pueblo pueda vivir en paz y en democracia. Extender este proceso hacia el futuro (2013 y eventualmente años posteriores) es una apuesta que linda en lo irresponsable. 

En consecuencia, España parece haber alcanzado una situación en la que no sólo ha fracasado estruendosamente – como en otros países de Europa del Sur – la receta de la austeridad fiscal extrema más la llamada devaluación interna (el recorte de salarios), sino que además el país está entrando, peligrosamente a una fase en la que está en juego no sólo la falta de crecimiento económico, un nivel de desempleo insostenible y una pérdida de bienestar social sólo registrada en épocas de guerra. Está en juego el grado de cohesión social de la sociedad española, que ante la tracción desencadenada por recetas de política económica totalmente erradas, comienza un rápido y peligroso proceso de desintegración social y política que se percibe ya en muchos planos del quehacer del país – en la reacción de Autonomías que dan peligrosos pasos para sacarse de encima el yugo financiero, en los gremios de la salud que agudizan la precaria atención generada por los recortes, en la resistencia abierta en el sector educación, en la conflictividad casi diaria en las ciudades españolas, en las huelgas frecuentes, en la migración al exterior de la juventud con mayores capacidades, y en la diseminación en la sociedad de un impulso peligroso de sálvese quien pueda y como pueda. 

Un Gobierno que no sepa leer los indicadores de fracaso de su política económica – y prefiera esconderlo con declaraciones de fantasía – y que no preste atención a las tendencias ya evidentes hacia la desintegración social, enfrenta la probabilidad de que en el futuro las mismas se agudicen hasta un clima de ruptura social. Es por ello que tanto el partido de Gobierno como los partidos de oposición, y la propia sociedad civil, deben reaccionar y actuar y deben actuar ahora, para prevenir esa ruptura, basados en la información real y no en declaraciones de fantasía efectuadas a los medios que evitan que la población conozca la verdad.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
>
ir arriba