jueves, 5 de enero de 2012

Potenciando la lucha contra el fraude fiscal

LAS ADENDAS A LOS CONVENIOS AEAT-SEGURIDAD SOCIAL Y AEAT-INSPECCIÓN DE TRABAJO

En sociedades modernas, complejas y con un amplio desarrollo de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (las omnipresentes TIC), la única manera operativa de controlar los flujos de operaciones económicas de cualquier tipo (rentas del trabajo, rendimientos del capital, ventas, prestaciones de servicios, etc.) que se producen entre los agentes económicos, es disponer de una amplia Base de Datos informática que, cruzando diversas fuentes de información, permita automáticamente exponer contradicciones entre las mismas, desvelando omisiones e infracciones de naturaleza tributaria o social. 

Pues bien, este modelo de compartir Bases de Datos ha sido objeto de un relevante impulso en nuestro país, en el marco del “Plan de Prevención del Fraude Fiscal”, mediante la firma de dos acuerdos: el “Convenio de Colaboración entre la Agencia Estatal de Administración tributaria, la Tesorería General de la Seguridad Social y la Dirección General de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social para la prevención y corrección del fraude fiscal y a la Seguridad Social”, de 19 de julio de 2009 y el “Convenio de colaboración entre la Agencia Estatal de Administración Tributaria y la Tesorería de la Seguridad Social en materia de intercambio recíproco de información y gestión recaudatoria”, de 20 de mayo de 2009. 

Es más, podemos señalar que ya no se trata tanto de “compartir” Bases de Datos de entidades públicas con intereses mutuos y datos de interés compartido entre las mismas, sino de dar un paso más: configurar un acceso directo de funcionarios de la Agencia Estatal de Administración Tributaria (en adelante, AEAT), Tesorería General de la Seguridad Social (en adelante, TGSS) e Inspección de Trabajo a estas Bases de Datos. 

Se trata, en definitiva, de intercambiar datos con relevancia tributaria o social por medios telemáticos, de manera automática y sin, prácticamente, costes de gestión, entre dos de las entidades con mayor capacidad informática y mayores volúmenes de información económica de nuestra patria: la AEAT y la TGSS y de luchar contra la economía sumergida mediante la acción conjunta de la Inspección de Trabajo y de Hacienda. 

Este intercambio automático se ve favorecido por el extenso desarrollo de las TIC que estas organizaciones han implantando en la aplicación de los tributos, la AEAT, y la gestión de la Seguridad Social, la TGSS. 

Para la lucha contra el fraude fiscal se trata de una herramienta informática decisiva, no sólo porque el cruce de información permite detectar ciertas contradicciones en las declaraciones tributarias de los contribuyentes, por ejemplo, deducciones por cuotas abonadas a la SS que no están sustentadas por los pagos efectivos de las mismas y viceversa, en los boletines de cotización a la SS, sino porque dificulta la evasión recaudatoria y el alzamiento de bienes ante actuaciones recaudatorias de los dos organismos. 

Estas actuaciones de intercambio de información, unidas a operaciones conjuntas de la Inspección de Hacienda y la Inspección de Trabajo sobre el terreno, están dando óptimos resultados en materia de lucha contra la evasión fiscal y la reducción de la economía sumergida, a pesar de la existencia de variados problemas, supuesto de las diferentes culturas de las dos instituciones. 

Por ello, no queda sino alegrarnos por la firma, el 18 de noviembre de 2011, de dos Adendas a los precitados Convenios. 

Se trata, por un lado, de modernizarlos y, además, agilizar el intercambio de información, definir áreas de riesgo común y diseñar nuevos planes comunes de actuación y procedimientos de actuación coordinada con la TGSS y con la Inspección de Trabajo de precisar las fuentes comunes de información. 

Así, se identificarán perfiles de empresas que defraudan en materia fiscal y de Seguridad Social, se expondrán esquemas de fraude y se implementarán planes para prevenir y reprimir conductas fraudulentas en las dos áreas de ingresos públicos, pudiendo desarrollarse diferentes actuaciones: simultáneas, coincidentes y sucesivas entre la Inspección de Hacienda y la de Trabajo. 

Por otra parte, se regulan los diferentes períodos de intercambio de información y su contenido. Asimismo, se prevé el acceso directo a las Bases de Datos de ambos organismos por parte de los funcionarios respectivos, siempre con el preceptivo control del acceso, evitando fuga de datos y un uso indiscriminado. 

En suma, un acuerdo modélico para la cooperación entre Administraciones Públicas y quizás un paso para una modernización de la gestión y simplificación administrativa que puede conllevar en un futuro próximo una reforma integral, consistente (a entender de este autor) en la fusión en una sola Agencia Pública de la AEAT y de la TGSS. 

Domingo Carbajo Vasco-Augusto Plató
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
>
ir arriba